Aquellos libros …

4569110493_14d63c657c_b

Por razones absolutamente ajenas a este blog hoy recordé mi encuentro más lejano con la Literatura. Dice la leyenda (mi generosa Madre … quien tiene muy buena memoria para cualquier instante de mi vida de niña) que desde muy pequeña siempre fui un poco inquieta y curiosa, siempre quería ver lo que estaba en la mesa, ver las revistas, curiosear entre los papeles, y hasta “leer el periódico” con papá (jajaja! claro está, eso de leer era cuento).

Dado que mis padres trabajaban me quedaba al cuidado de mi Tía Yola, y compartía mucho tiempo con mis primos, tanto que siempre quería hacer todo con ellos, especialmente con mi prima (la cual creo que de vez en cuando me cogía de muñeca … es más, creo que hay pruebas de ello …. #SiguienteMisionDesaparecerEsaFoto). Tal fue el afán de hacer las mismas cosas que un día (para ser más exactos el primer día de clases del año) al ver que mi prima entraba en su salón de clases, solté la mano de mi tía y me metí de colada a su salón (estoicamente arrebatada yo …. aish …. algunas cosas no cambian … en fin). Curiosamente, no estaba mi madre, y ni mi tía ni poder alguno en la faz de la tierra pudo hacerme salir de ese salón, al menos no sin el correr el riesgo de un llanto universal quiebra-corazones … como resultado: entré al colegio; edad: 2 años :). He contado esta anécdota más de una vez, pero sólo una persona me hizo un comentario interesante (por supuesto apoyada por su desconfianza en el asunto): “Ahhhh eso es lo que dice tu tía … de ahi a que sea lo que pasó es otra cosa”  … entonces quedé realmente asombrada con la increíble capacidad del cerebro humano … la verdad es que nadie me contó esa historia ni mi tía … ni mi madre (la primera vez que ella la escuchó fue porque  yo se la conté) … simplemente … por esas cosas del destino … recuerdo ese pasaje de mi vida con una claridad inconfundible … es más hasta recuerdo el nombre del salón: “ositos” … #LoSeDemasiadoTierno.

A partir de ese momento no pasó mucho hasta que aprendí a leer y mi padre llenó la biblioteca de la casa con casi todo libro que encontraba apoyado por una fuerte lógica de pensamiento: “Para cuando quiera leer aventura, para cuando quiera leer de computación, para cuando quiera leer de arte, ciencia, filosofía, etc.”. Es más, recuerdo los infaltables libros sobre deportes y la historia del fútbol … jajaja.

Mi madre, por su parte, decidió apoyar el anhelo de mi padre de convertirme en una lectora empedernida (btw a ninguno de los 2 les gusta leer demasiado … fue sólo que querían que yo realmente lo disfrutara … #TengoLosPapisMasListosDelMundo). Fue así que comenzó a llevarme de paseo a los centros comerciales de la época para visitar aquellas pocas librerías, buscando algo más cercano a mi edad. Entonces aparecieron ellos, esos libros que quedarían por siempre en mi memoria: la colección “para cada día”(como los llamaba yo), el “Gran Libro de Carlitos”(Yo hasta ahora lo recuerdo cómo el ‘Por qué de Carlitos’ … ignoro la razón del cambio de nombre) y el “Gran Diccionario de Carlitos”.

This slideshow requires JavaScript.

No había forma en el mundo de no leerlos:

  • (1) mamá me pedía todos los días que le contara 5 cosas que había leído en alguno de esos libros, recuerdo que me decía que le dijera si me habían gustado o no, y especialmente por qué sí o por qué no;
  • (2) en realidad tienen cosas super interesantes, en un lenguaje muy claro y directo, y con un montón de gráficos … verdaderamente un libro pensado en niños;
  • (3) luego de jugar, jugar, jugar, y jugar …. me cansaba y prefería leer en mi cama que mirar al techo … de aquellos años viene la vieja costumbre de leer en la cama …. y por supuesto, más de una vez me quedé dormida a la mitad de la lectura  … =D

Ahora … mucho tiempo después leo cosas muy diferentes: desde filosofía e historia, hasta libros de matemática y tecnología, algunos de pensamiento muy abstracto e intrincado … y hasta me tocó leer en inglés, portugués y francés … sin embargo, NADA en el mundo se compara al recuerdo de mis primeros libros … la sorpresa de descubrir que los peces pueden vivir fuera del agua, las civilizaciones antiguas, los inventos, etc … simplemente MAGIA.

Si tienen niños pequeños en casa o de alguna manera próximos … háganles el regalo más impresionante que pueden tener: ábranles la puerta al mundo … regálenles un libro.

http://www.todocoleccion.net/

Advertisements

One thought on “Aquellos libros …

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s