Mi querido transporte público de cada día

Dedicatoria: con mucho cariño para todos aquellos que vivimos en Lima, y para alguno que otro visitante que ha tenido la “dicha” de disfrutar de nuestro querido caos vehicular.

Bien la ciudad de Lima generalmente tiene un tráfico horrible, pero algo particular sucede cuando se acerca el fin de semana, más específicamente los viernes. Recuerdo muy bien, tal vez demasido, el viernes 17 de setiembre, cuando una serie de eventos desafortunados: el incendio de una sisterna de gas, el crimen de un empresario, y seguramente varias cosas más, hicieron del tráfico de Lima el peor del mundo! En realidad no importó si era hora punta o no, si estabas en aquella callesita recóndita por dónde llegas a tu casa en 5 minutos, en general todo fue mucho peor que estar en Javier Prado en hora punta!

 

Av. Javier Prado a las 6 p.m. cualquier dia de la semana
Av. Javier Prado a las 6 p.m. cualquier dia de la semana

Y bueno luego de pasar 1 hora y 20 minutos tratando de llegar a mi casa (usualmente me demoro 30 minutos!) comencé a pensar qué es aquello que me parece más peculiar de nuestro querido medio ambiente vehicular limeño.  Y es que aunque puede parecer muy normal para algunas personas que simplemente ya se acostumbraron a las peculiaridades de todos los días, me parece que algunas cosas son dignas de mencionar … realmente no sé si las encontraríamos en un sistema de transporte público diferente al nuestro.

Bien comenzaré por aquellos personajes a quienes hemos odiado por lo menos una vez en nuestra vida como usuarios de los buses/combis/custers, los cobradores, y es que con su ya famosa frase “al fondo hay sitio” acompañada del “apéguense”, “suba arriba” y el infantable “arrímate flaco/a” más de una vez desafían la matemática y como por arte de “magia” y absoluta usura logra meter fácilmente 50 personas donde entraban 20! Ahh y claro que mientras más pequeño sea el vehículo más veces se detiene, en cada cuadra me atrevería a decir, solo para meter más gente. Hay veces en las que me pregunto si existe algún tipo de capacitación para ser cobrador, y es que aunque creo que cada persona es diferente per se, parece ser que dejan de lado cualquier vestigio de personalidad para adoptar el perfil de cobrador de combi. Aunque, si expongo la realidad cotidiana, también es justo que mencione a aquel cobrador absolutamente diferente, ese que sólo le dice al chofer que pare en lugares autorizados, el que te ayuda a bajar del carro,  que incluso sólo permite que la gente vaya sentada en el carro y que se dirige a las personas con respeto y cortesía. Les parece raro? Bien sólo puedo decir que una vez encontré uno asi, y si no me hubiera topado con él personalmente jamás lo hubiera creído, realmente me hizo preguntarme qué hacía de cobrador.


Bueno como segunda parada mencionaré a nuestros queridos choferes. Ellos son unos personajes absolutamente increíbles y es que no sólo se quedan parados en los semáforos para llamar pasajeros, sin importar que la luz esté en verde y ya lleve 10 minutos en el mismo lugar, y cuando por fin avanzan van a 1km por hora en hora punta, casi parece que quieren quedarse atorados en la peor zona de su trayectoria en hora punta. Pero es que además te puede tocar uno del tipo “musical” el cual pone música de última generación a todo volumen en el carro con lo cual por supuesto no puede ni escuchar al cobrador. Pero eso si, ellos no pueden dejar de leer su periódico en cada parada, e incluso me ha tocado alguno que otro chofer de bus que tan seguro de sus habilidades de manejo incluso habla por celular mientras maneja y cobra el pasaje, realmente increíble. Y no es todo, ellos también tienen su frase célebre: “aproveche en bajar” y te lo dice más o menos a unas 3 cuadras del paradero en el que te deberías bajar.

Las siguientes en la lista son nuestras “reliquias” del parque automotor, y es que muchos de los autos que ahora transitan, incluyendo los taxis, son mucho más antiguos nosotros mismos. Alguna vez he preferido tomar otro taxi por miedo a que se caiga a pedazos en el camino, e incluso recuerdo una anécdota memorable en la que la cobradora de pronto se quedó con la puerta de la combi en la mano a medio camino.

Pero si de emoción estamos hablando como olvidar a nuestras “combis”, ya no sólo son transporte, son las estrellas de la pista, y es que hasta un juego en Facebook tiene. Lo único que puedo decir sobre ellas es que definitivamente subirse a una combi es casi como hacer deporte de aventura. Dependiendo del chofer, la hora y la zona por la que transite, puedes tener la emoción de un rally: alta velocidad, terreno escabroso (nuestras queridas pistas), curvas peligrosas y todo por un módico precio. Ahora si eres extranjero y recién llegaste a Lima es mejor que intentes primero hacer puenting a subirte en una combi en plena panamericana norte.

Pero nuestro trnasporte público no sólo son los choferes y los cobradores, no, siempre están los vendedores ambulantes esos que se suben en cada esquina y que te venden desde llaveros hasta libros de nutición, artesanías, útiles de escritorio y sobre todo golosinas, y en algunos casos con espectáculo incluído, definitivamente una gran diversidad. Pero no todo es bueno, nunca faltan los que en lugar de subir a trabajar y a vender sus productos sólo suben a decirte que acaban de salir del penal y no quieren verse obligados a robar, esos si dan miedo.

Pero bueno, nos sólo es todo lo antes mencionado, ni las eternas “obras” de los municipios (especialmente el de MIraflores), ni que los pasajes sean diferentes en cada carro, incluso si son de la misma línea, sino que también nosotros los pasajeros hemos creado una subcultura. Veamos si reconocen a algunos de los personajes que logré identificar con ayuda de algunos amigos:

  • Los que se suben al bus/custer/combi con bebés aunque el carro esté reventando y con gente saliendo por la ventana, ellos se suben y piden el asiento reservado. Y si son tan suertudos de transitar mucho nuestra querida Av. Javier Prado, no sólo es uno, sino que muy fácilmente pueden subirse 10 en el trayecto y hacer exactamente lo mismo. No sólo no son concientes del peligro al que exponen a sus propios hijos sino que tampoco les importa la seguridad o comodida del resto.
  • En contraposición a los primeros están los que se hacen los dormidos para no dar el asiento en el carro, esos que estaban super despiertos hasta que se subió una señora embarazada, un anciano o un discapacitado y entonces mágicamente se durmieron profundamente.
  • Los que no dejan avanzar: “Y yo porqué voy a avanzar?” y que de pronto se plantan a la mitad del bus y si de casualidad los tocas te gritan hasta más no poder.
  • La señora histérica que se pelea con todo el mundo; “bájate ps!” y que uno no sabe si se levantó con el pie izquierdo y simplemente se cayó de la cama pero que simplemente está de muy mal humor y busca compartirlo con el resto.
  • Y por último las Withney Houston/Celine Dione/Christina Aguilera/ Mariah Carey de los carros porque me ha tocado que de pronto el chofer puso su CD de baladas en inglés y todo parecía estar bien hasta que llegan las canciones de estas Divas de la música, aquellas que son reconocidas por llegar a notas bastante altas en la escala musical, pero justo en ese momento, casi todas las féminas del carro deciden que es su audición de Latin American Idol y empiezan a cantar a todo pulmón. Realmente fue una experiencia única, y sinceramente espero que no se vuelva a repetir.

Muchas de estas cosas son las razones por las cuáles cada vez encontramos a más y más personas en los carros que han decidido no subirse a un transporte público sin su radio/mp3/mp4/iPod/celular con radio, en fin cualquier tipo de dispositivo que le permita aislarse de la realidad mientras se desplaza de un lugar a otro en nuestra querida Lima.

Bien, no sé si me olvidé de algo, pero si es asi siéntanse libres de comentarlo, eso si con algo de estilo y buen humor!

Ah!!! Los agradecimientos! Gracias a Dennis, Nats, Isabel, y Cynthia por hacer catársis junto conmigo y brindarme mucha información! =D

Advertisements

3 thoughts on “Mi querido transporte público de cada día

  1. Recuerdo haber tomado un Custer con luces rojas y música de ambiente en el interior, un sábado muy de noche. Era como meterse a un bulín con ruedas sin ánimos de verle la cara a quien esté a tu lado.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s